El Castillo y los Jóvenes

Testimonio de dos jóvenes

Por último, la experiencia de dos jóvenes que han decidido vivir en el Castillo.

María, 25 años. Ir conociendo el castillo interior de Teresa ha sido, en mi caso, aprender a conocerme a mi misma, reconocer a Cristo y a Dios que estaban dentro de mi, y conocer a los demás que también los guardan dentro. 
Teresa le puso palabras a las cosas más profundas que ocurren en la oración, para mi, es mucho mas fácil orar si entiendes lo que puedes llegar a sentir, aunque luego sientas cosas que jamás llegarás a comprender. 
Me insistí en perseverar en la oración y eso enriquece mi día a día porque ahora puedo estar con Dios en casa, en el trabajo, en el estudio, en la fiesta, en el desconsuelo, en la eucaristía con toda la comunidad y también en la oración secreta mientras voy en el tranvía.
Recomendaría esta forma de vivir a cualquiera pero en especial a quien se sienta buscador de tesoros porque la sensación es la de seguir un mapa por nuestra propia vida, a veces complicado, con la sensación de estar cada vez más y más cerca del tesoro, incluso disfrutando de él sin todavía haberlo encontrado. 
Ser creyente y tener mi esperanza puesta en Dios me ha ayudado mucho, en especial a tomar las decisiones más importantes de mi vida, a desarrollar mi vocación de médica de familia, a cuidar y dejar que me cuide mi pareja, a mantenerme en pie en momentos de desesperación, a practicar voluntariado con el enfoque del corazón, a mantenerme cerca de mi familia y mis amigos, a no tener miedo al pasado ni al futuro, en resúmen, me ayuda a vivir, o más bien, ahora ésta es mi forma de vivir.
Fdo: María, 25 años.

Ángel, 25 años. A pesar de criarte en una familia cristiana, la fe se puede convertir en una rutina. El Castillo de Teresa me ha ayudado a conocer a un Dios mas cercano y real que me acompaña mientras me conozco a mi mismo, aceptándome e intentando mejorar en lo posible. 
El ser creyente me aporta unos valores vivos en la persona de Cristo que me guian al tratar a las personas en mi dia a dia y tomar decisiones en el trabajo u otras situaciones. En esos momentos me puedo apoyar en la oracion, pero tambien compartiendo con otras personas que tienen mi fe. 
Invitaria a cualquier persona a entrar en el Castillo pero no sabria que argumento aportar mas alla de que a mi me ayuda, ya que creo que cada uno encontramos lo que necesitamos en él, seguramente estando mas receptivos cuando tenemos dudas o problemas.
Angel. 25 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s