El mal Existe, también en ti

Castillo interior Teresa de Jesús

Para explicar el mundo del mal (capítulo segundo de las primeras moradas), Teresa nos sumerge en el mundo de los demonios, del Mal. Tratarán por todos los medios de sacarnos del Castillo y someternos a sus principios. Estamos plantados en las aguas vivas de Dios, vive en nosotros en cualquier circunstancia, sea cual sea nuestro pecado. Nunca se irá de ahí. Somos “perla oriental, este árbol de vida que está plantado en las mismas aguas vivas de la vida, que es Dios”.

Pero tenemos la libertad de irnos y plantar el yo en las aguas oscuras del Mal. “Con estarse el mismo sol que le daba tanto resplandor y hermosura todavía en el centro de su alma, es como si allí no estuviese para participar de Él”. “Es de considerar aquí que la fuente y aquel sol resplandeciente que está en el centro del alma no pierde su resplandor y hermosura que siempre está dentro de ella, y cosa no puede quitar su hermosura. Mas si sobre un cristal que está al sol se pusiese un paño muy negro, claro está que, aunque el sol dé en él, no hará su claridad operación en el cristal”. Se trata del pecado mortal.

Existe un mal radical, podíamos decir una opción fundamental, que consiste en vivir la vida desde el egoísmo; y momentos puntuales donde nos equivocamos gravemente y hacemos daño a los demás, a nosotros mismos y a Dios. “Por su culpa se aparta de esta fuente y se planta en otra de muy negrísima agua y de muy mal olor”.

El habitante de la primera morada puede empezar a enfrentarse haciendo suya la renuncia al Mal del ritual bautismal:

– ¿Renunciáis a creeros superiores a los demás?

– ¿Renunciáis a inhibiros ante las injusticias y necesidades de las personas y las instituciones?

– ¿Renunciáis a los criterios y comportamientos materialistas?

Oremos

7 respuestas a “El mal Existe, también en ti

  1. Padre eu sou do Brasil e vivo em lá ciudad de Campo Grande , capital do Estado de Mato Grosso do Sul. Sou pedagoga,alfabetizadora e trabalho com criaturas muito pequenas,alfabetizando-as. Sou de origem judaica,a única católica em minha família, me apaixonei por Santa Teresa de Jesús, por causa de sua força de caráter de não voltar atrás. E agora me encontro apaixonada por vós que estás nos ensenando a amar sem medidas nossos irmãos, sobretudo os sofredores. Padre Antônio,gostaria de hacerte una pregunta através de sua correio eletrônico,de su e-mail. Será posible? Qual sua correo eletrônico? Gracias padre Antônio Mas Arrondo,por permitir su vida en la vida de muchos. Besamanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s