Hacerse espaldas unos a otros

Teresa de Jesus
amistad, hacerse espaldas unos a otros

Comentario de la psicóloga María Noel, ya conocida por todos

De vuelta de las vacaciones, pensando en las publicaciones del P. Antonio Mas y lo que genera en sus amigos por los comentarios que leo, me venía a mi cabeza lo que dice Teresa: “Grandísima cosa es tratar con los que tratan de esto” (2M 1,6) y en su libro de la Vida, “procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo”, “porque andan ya las cosas del servicio de Dios tan flacas, que es menester hacerse espaldas unos a otros” (V, 7 20.22). ¡Qué mensaje más actual! Se necesitan personas sólidas para tiempos líquidos (dice el sociólogo Baumann) y mucho más en la iglesia. Y a esa solidez personal y solidez en relación nos invita Teresa al entrar en el castillo.

Nos enseña una manera de ser, morir a una forma de vivir fuera de nosotros, dominados por las pasiones para ir canalizándolas, para que no nos arrastren y no sean ellas las que nos conduzcan. En realidad todo esto es un proceso el cual vamos haciendo consciente poco a poco, es un “caer en la cuenta”, son los primeros pasos de un camino.

Cuando comenzamos generalmente estamos motivados, entusiasmados, parece fácil, que podemos con todo. Son los primeros encuentros con el Amigo. Pero una relación madura y cada vez más profunda –recordemos que es el camino de la unión-, se va construyendo en los “tiempos recios”, aguantando en las tempestades sin abandonar el barco. Si a la primera de cambio dejamos la relación, en realidad nos relacionamos con otro/Otro solo por lo que nos conviene, y no por el otro en sí, y mucho menos por amor. Y en el camino espiritual esos momentos llegan y nos dice la Santa: “no se trata la cosa de pensar mucho, sino de amar mucho”. Ella nos dice que no nos quedemos en esos pensamientos negativos, en discursos que nos tiran para abajo y nos hacen creer que esto no es para nosotros, que no podemos y que es mejor abandonar. Nunca. Recomienda en momentos de agobio, de sequedad, -porque ella los ha pasado-, que busquemos recursos como un libro, que demos un paseo conectándonos con la naturaleza, y que no nos fiemos de nosotros mismos, sino que compartamos el camino con otros que traten de lo mismo.

Para ella es importante “tener gran confianza, porque conviene mucho no apocar los deseos, sino creer de Dios que, si nos esforzamos, poco a poco» nos ayudará a crecer en la amistad, porque Dios «es muy amigo de ánimas animosas… fiad de su bondad, que nunca faltó a sus amigos». Ella, maestra en las relaciones interpersonales, nos quiere porque también lo ha experimentado, en relación profunda y verdadera con Dios, pero también con los demás. Nos invita a ser cristianos sólidos y que nos posicionemos frente a la vida desde ahí. “Para esto es la oración, hijas mías; de esto sirve este matrimonio espiritual: de que nazcan siempre obras, obras” (7M, 4, 6).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s