Verdaderos amadores

Vamos a construir cada uno su propio Castillo, que puede también ser un hotel con muchas habitaciones; Teresa a las habitaciones les llama “piezas”. Tantas como los diferentes aspectos que hay en nuestra vida. En cada una iremos colocando uno de esos aspectos. Primero los que ella nos ha enseñado, Dios, oración vocal, criados a imagen de Dios, conocimiento propio, etc. A continuación, una habitación para el trabajo, amistades, etcétera.

Para llevar a cabo esta tarea, podríamos releer los mensajes del muro desde el 31 de julio. Además de leer los capítulos 11 al 13 del libro de la Vida y las moradas primeras. Nos llevará un tiempo hacerlo bien. Con esta práctica estaremos construyendo el edificio sobre buenos cimientos, ningún aspecto de nuestra vida debe quedar fuera del Castillo.

Como veis en este itinerario espiritual nuestra libertad está siempre ejercitándose. Con la ayuda de Dios lo vamos construyendo. “Andar con Alegría y Libertad”nos aconseja ella en V 13.1

Buen trabajo, “siervos del amor”. Llegaremos a ser con la ayuda del Espíritu Santo, “verdaderos amadores”.

Los comentarios nos encantan :-)

A %d blogueros les gusta esto: