“Ponerse en soledad y mirarle dentro de sí”

El arte de aprender a recogernos consiste en entrar dentro de nosotros mismos, “en este paraíso con su Dios”, en el “castillo fuerte” de nuestra alma. Todavía no estamos en cosas sobrenaturales dadas por Dios como regalos, sino que podemos alcanzarlo con la perseverancia y el esfuerzo. Para Teresa es el camino más seguro par llegar a la contemplación perfecta, “es señorearse poco a poco de sí mismo, no se perdiendo en balde, sino ganarse a sí para sí” (leer el capítulo 29 de Camino).

Una vez que las potencias están recogidas en el hondón nos encontramos con la presencia amorosa de las tres Personas de la Trinidad. De manera indistinta podemos dirigirnos a cualquiera de las tres, como Padre, como hermano, o como Amor (leer capítulo 27 de Camino).

El castillo es “un palacio de grandísima riqueza, todo su edificio de oro y piedras preciosas (…) que no hay edificio de tanta hermosura como un alma limpia y llena de virtudes y mientras mayores más resplandecen las piedras: y que en este edificio está este gran Rey, que ha tenido por bien ser vuestro Padre” (leer capitulo 28 de Camino).

“En este palacio pequeñito de mi alma cabe tan gran Rey, que no le dejara tantas veces solo, alguna me estuviera con Él”.

Siempre que nos acordemos al cabo del día del huésped que nos habita nos recogemos con Él un momento y caminamos por la vida en su compañía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s