Dulce como la miel

moradas

Seguimos comentando la oración de meditación iniciada el día 14 de noviembre y continuada el día 16. Intentamos comprender el significado del “mire que le mira”, último paso de la meditación Teresiana.

2- La mirada en el Antiguo y Nuevo Testamento

Los profetas hacen lo mismo que nosotros. A Ezequiel Dios le hace abrir la boca y comer un rollo con la Palabra de Dios. Lo comió y le supo “dulce como la miel” (Ezequiel 1-2). Al saborear la Palabra van comprendiendo la realidad porque se les abren los ojos. Los profetas reprochan sin cesar al pueblo su cerrazón ante los ídolos, los falsos dioses, “tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen”. También critican con dureza la cerrazón ante el prójimo. No quieren ver, vuelven la mirada, no son solidarios con los demás. A fuerza de degustar la Palabra, descubren y denuncian las injusticias de los poderosos, defienden al huérfano y a la viuda, buscan la justicia y el derecho etc. En fin, son libres. Tienen limpia la mirada. Todo el pueblo tiene en teoría esa capacidad, porque Dios ha elegido a un pueblo capaz de ver (Números 14,14) con “ojos perfectos”, “ojos abiertos” (Números 24,4). Dios nos mira (Salmo 11,4), y nosotros le pedimos que nos los abra, lo contrario a la muerte que es cerrarlos (Salmo 13,4; 19,9), “porque en ti está la fuente viva y a tu luz vemos la luz” (Salmo 36,10).

Jesucristo pasó la mayor parte de su vida trabajando en silencio. El más grande de los profetas adquirió un conocimiento de la Palabra de Dios, heredó de ellos una mirada a la realidad. Se presenta como luz del mundo y hace suyas las palabras del profeta Isaías:
“Por eso les hablo contando parábolas porque miran y no ven, escuchan y no oyen ni comprenden. Se cumple en ellos aquella profecía de Isaías: por mas que escuchéis, no comprenderéis, por más que miréis, no veréis. Se ha embotado la mente de este pueblo, se han vuelto duros de oído, se han tapado los ojos. No vayan a ver con los ojos, a oír con los oídos, a entender con la mente, a convertirse, para que yo los sane. 
Dichosos vuestros ojos que ven y vuestros oídos que oyen. Os aseguro que muchos profetas y justos ansiaron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron” (Mateo 13,13).

Siguiendo al profeta Elías Jesús cura a los ciegos en el doble sentido, ceguera del cuerpo y del alma. Da luz a la vida.

3- La mirada en la metafísica moderna

La mirada a otros no es algo anodino, es el comienzo de una relación. La filosofía personalista afirmó el carácter relacional del ser humano (Martin Buber) y la filosofía neopersonalista añadió que la relación yo-tú es imposible sin un tercero, otro yo (Emmanuel Lévinas). En el rostro del otro, del tercero, en especial del más débil, descubrimos las huellas de la trascendencia y el nacimiento de la ética como respuesta responsable a su mirada. De este modo se confirma desde la filosofía moderna lo descubierto por la Biblia. El diálogo con Dios a través de la palabra reenvía al descubrimiento del prójimo.

4- La mirada en la teología

El Nuevo Testamento explica la salvación aportada por Jesucristo en 10 lenguajes diferentes que se complementan unos con otros. Uno de ellos, el que nos interesa en este momento, explica la salvación como la revelación de Dios. Cristo Maestro nos da a conocer el secreto de la vida, nos “ilumina”. El anciano Simeón, tomando a Jesús en sus brazos, dice en su acción de gracias: «Han visto mis ojos tu salvación…: luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Esa capacidad la hemos recibido en el bautismo, sacramento que muy pronto los cristianos descubrieron que era la puerta para la iluminación y quedó simbolizada con el rito de la luz tomada del cirio pascual.

5- Los ojos abiertos en Edit Stein y en J.B. Metz

Edith Stein fue una intelectual judía convertida al cristianismo tras leer en una noche el libro de la Vida de santa Teresa. Envó una carta al Papa en abril de 1933 denunciando con ojos abiertos la tragedia que iban a sufrir los judios y toda Europa y pidiendo la intervención decidida del papado para evitarla. Murió en Auswitz. Copio un párrafo:
”Todos los que somos fieles hijos de le Iglesia y que consideramos con ojos despiertos la situación en Alemania nos tememos lo peor para la imagen de la Iglesia si se mantiene el silencio por más tiempo. Somos también de la convicción de que, a la larga, ese silencio de ninguna manera podrá obtener la paz con el actual régimen alemán. La lucha contra el catolicismo se llevará por un tiempo en silencio, y por ahora con formas menos brutales que contra el judaísmo, pero no será menos sistemática. No falta mucho para que pronto en Alemania ningún católico pueda tener cargo alguno si antes no se entrega incondicionalmente al nuevo rumbo”.
Merece la pena leer la carta entera
http://www.cipecar.org/…/fi16383carta-de-edith-stein-al-pap…
Para una presentacion general de Edith Stein:
http://www.corazones.org/santos/edith_stein.htm

Metz es un teólogo que ha reflexionado sobre la espiritualidad cristiana en un libro. Leemos un párrafo:
«La fe cristiana es, a no dudarlo, una fe buscadora de justicia. Ciertamente, los cristianos deben ser místicos, pero no exclusivamente en el sentido de una experiencia individual espiritual, sino en el de una experiencia de solidaridad espiritual. Han de ser “místicos de ojos abiertos”. […] Son ojos bien abiertos […] los que nos hacen volver a sufrir por el dolor de los demás: los que nos instan a sublevarnos contra el sinsentido del dolor inocente e injusto; los que suscitan en nosotros hambre y sed de justicia, de una justicia para todos.».
El libro de Metz en:
https://www.herdereditorial.com/por-una-mistica-de-ojos-abi…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s