Los grados de la amistad

(Continuación de ayer. Escribo ahora el esquema de lo que desarrollaré mañana. Ahora tengo una celebración de la penitencia en la parroquia. Seguiré mañana intentando fundamentar lo dicho. Abrazos).

Santa Teresa tiene una visión positiva del ser humano. A poco que haya tratado con una persona, la considera amiga. Podemos decir que, salvo demostrar lo contrario, el prójimo es amable, digno de amistad y cariño. La psicología de la salud de Maslow considera que es una cualidad de personas maduras y con salud. Así como mantener despiertos los sentidos de la infancia hacia el descubrimiento de las cosas, una curiosidad innata.

La amistad con Jesús le ayuda a descubrir aquellas relaciones que no le convienen. En efecto, algunas de sus amistades de adolescencia fueron perjudiciales. Jesús le advierte la inconveniencia del trato con caballeros que acuden a la Encarnación a pasar el rato. Lo mismo sucede con la costumbre dañina de recordar con demasiada frecuencia en su mente a aquellos que le caen en gracia.


Dentro de su amplio mundo de relaciones humanas, con algunas de sus amistades llega a un grado profundo de comunicación y ayuda.
En casos muy concretos como el de Gracián y Jesucristo se llega al amor mutuo. El amplio mundo de la mística se desarrolla a partir de las cuartas moradas. No son otra cosa que vivir la relación con Jesús y sus amigos desde el amor.


Por último, para las hijas directas de Teresa, las religiosas contemplativas, unas palabras sobre la mala interpretación que se puede dar a la expresion “amistades particulares”. Me parece imposible que Teresa niegue a sus hijas la comunicación profunda con otras personas cuando tanto bien le hicieron a ella.

5 comentarios sobre “Los grados de la amistad

  1. Me alegra leerte de nuevo Antonio! Sabes que nos ayudas a mirar en nuestro castillo interior y con ello ir avanzando en paz interior, serenidad y espiritualidad.

Los comentarios nos encantan :-)

A %d blogueros les gusta esto: