En los “tiempos recios” que vivimos, vuestra cercanía sabe “dulce como la miel” (Ezequiel)



Compartir 1 comentario