No está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho



Compartir Sin comentarios