No hay atajos: la puerta para entrar al castillo es la oración



Compartir Sin comentarios