“No hay razones teológicas para impedir que la mujer acceda al sacerdocio. Es una cuestión administrativa y de puro machismo”



Compartir Sin comentarios