Otras dos opciones cuando se sabe amada: huir al desierto, o meterse en mitad del mundo



Compartir Sin comentarios